¿Os acordáis de cuando había que desfragmentar el disco? Sorpresa: seguimos haciéndolo

Diskdoctor

Los viejos y buenos tiempos no eran tan buenos si uno tenía que desfragmentar su disco duro. Aquella tarea de mantenimiento que permitía optimizar el comportamiento del disco se convirtió en todo un filón para algunas empresas.

De hecho surgió toda una industria alrededor de la desfragmentación, pero la llegada de nuevos sistemas operativos, mejores sistemas de ficheros y sobre todo unidades SSD cambió el panorama. No tanto, no obstante: resulta que la desfragmentación no estaba muerta, sino que estaba de parranda.

Ordenando sectores

En los discos duros tradicionales uno escribía datos y estos se iban almacenando más o menos ordenada… hasta que dejaba de hacerse así. Al borrar ficheros aparecían sectores libres que luego se aprovechaban para almacenar "trozos" de ficheros, de forma que un mismo fichero acababa estando confirmado por "trozos" situados en distintas regiones y sectores del disco.

Disk1

Eso provocaba que la lectura y escritura de datos se resintiese: en lugar de tener un fichero del sector 1 al 100, lo tenías del 1 al 20, luego otro trozo del 105 al 120, otro del 300 al 315 y otro del 450 al 500. El movimiento de cabezales y el acceso a los distintos sectores retrasaba las lecturas, pero había una forma de ordenar el caos: la desfragmentación.

El proceso era simple: se organizaban los contenidos del sistema de almacenamiento para lograr situar los ficheros en el mínimo número de regiones contiguas posible. La desfragmentación necesitaba que nuestro disco duro tuviera algo de espacio disponible, y el proceso era tan intensivo que era casi mejor irse a tomar un café (o dos, o tres) y dejar el ordenador trabajando para completarse sin problemas.

La desfragmentación como industria

El problema afectaba a todos los sistemas de ficheros y a todos los sistemas operativos, así que cada plataforma tenía sus propios mecanismos para ofrecer al usuario solución al problema de la fragmentación.

https://player.twitch.tv/?autoplay=false&video=v254404638

En Windows fue donde las opciones se dispararon. A utilidades "clásicas" como Defrag se sumaron herramientas que fueron derivándose con versiones "light" de productos comerciales como Norton SpeedDisk, productos de Symantec o Diskeeper. Fueron los tiempos de esas interfaces visuales en las que íbamos viendo el progreso de la desfragmentación con aquellos diagramas de bloques (los de las herramientas MS-DOS eran grandiosos, desde luego) que mostraban el progreso del proceso.

Aquella fue la época de las "grandes herramientas de la desfragmentación", con soluciones específicas como Diskeeper (su versión comercial más ambiciosa llegó a costar casi 400 dólares), PerfectDisk o las suites que incluían tanto esas herramientas como otras muchas para optimizar el comportamiento del sistema.

Norton Disk Doctor formaba parte de las célebres Norton Utilities que hoy en día siguen disponibles, y esa suite competía con otras como PC Tools, TuneUp Utilities o Acebyte Utilities, por citar algunas de las más conocidas —aquí hay muchas más—. También aparecieron herramientas específicas para servidores e incluso aquellas dedicadas a la desfragmentación durante el arranque.

Optimizar

Algunas de esas herramientas siguen disponibles hoy en día y en el caso de Diskeeper, de Condusiv, explican cómo en lugar de la desfragmentación el "motor patentado" de la aplicación "se asegura que se realicen escrituras limpias y contiguas en Windows de modo que la fragmentación no sea un problema en HDDs y SSDs".

Ese comportamiento proactivo, de hecho (evitar la fragmentación antes de que aparezca) es el que por ejemplo se aprovecha en diversos sistemas de ficheros presentes en distribuciones Linux. Ocurre con ext2, ext3, ext4 o UFS, y también con Brfs, aunque en todos los casos hay herramientas opcionales para realizar una desfragmentación manual.

Aquella industria cambió con la llegada de Windows 7 y, sobre todo, de las unidades SSD. En aquella versión apareció el desfragmentador de disco con una interfaz mucho más minimalista que simplemente mostraba el índice de fragmentación, y comenzaba a tomar en cuenta a las unidades SSD que, como explicaban "no necesitan desfragmentación y, de hecho [esa operación] podría reducir la vida útil media de estas unidades en ciertos casos". Eso, como explicamos a continuación, no era del todo cierto.

Se siguen desfragmentando unidades, incluso las SSD

Lo curioso de todo esto es que la desfragmentación es una operación que sigue realizándose hoy en día. En muchos sitios web podemos encontrar información que parece indicar que esta tarea no aporta ningún beneficio en las modernas unidades SSD. Incluso hay quien dice que Windows, por ejemplo, desactiva esa función si detecta que el almacenamiento está basado en un SSD.

Ssd1

Como explicaba Scott Hanselman, lo cierto es que Windows sí desfragmenta unidades SSD en ciertos escenarios. La herramienta "Optimizar unidades" de Windows (Storage Optimizer) desfragmenta una unidad SSD una vez al mes si están activadas las copias de seguridad del volumen.

El sistema de copias de seguridad de Windows que luego permite restaurar estas imágenes se encarga de ir actualizando esas copias, y si trabajamos con una unidad SSD la fragmentación puede hacer acto de presencia. Si desactivamos la restauración del sistema de Windows no se realizarán esas copias y la desfragmentación automática no tendrá lugar, pero lo cierto es que esas copias de seguridad nos proporcionan una buena red de seguridad en caso de que algo falle.

Los SSD cuentan además con el sistema TRIM para marcar bloques de datos como no utilizados, y eso permite que la escritura en bloques vacíos en una unidad SSD sea más rápido que hacerlo en bloques usados ya que éstos necesitan ser borrados antes de escribir en ellos de nuevo. Estas unidades funcionan de forma muy distinta a los discos duros tradicionales en este ámbito, y un SSD no sabe normalmente qué sectores están usándose y qué es el espacio disponible.

Borrar algo supone marcarlo como no usado, y con TRIM el sistema operativo queda avisado de que esos sectores pueden ser utilizados para realizar escrituras más rápidas. Hace unos años los usuarios comprobaban a menudo si el sistema TRIM estaba o no activado con el comando ‘fsutil behavior query DisableDeleteNotify’ (si la salida es un 0 es que TRIM está activado), pero hace tiempo que Windows gestiona este sistema de forma autónoma e inteligente para proteger y optimizar nuestras unidades de almacenamiento en todo momento.

Lo cierto es que las unidades SSD que utilizamos hoy en día en muchos equipos siguen siendo desfragmentadas de cuando en cuando. No de forma constante, y no de forma que eso pueda reducir la vida útil de nuestros SSD: lo hacen cuando se necesita con la idea de maximizar el rendimiento y la vida útil del sistema de almacenamiento.

En Xataka | Desfragmentar el disco duro: cómo se hace y para qué sirve

También te recomendamos


Android P empieza su andadura, pero puede que nunca lo veas en tu móvil actual


¿Discos duros que parecen SSD en velocidad? Así dobla Seagate la velocidad de los discos tradicionales


Baby Boomers, Generación X, Millennials y Centennials. Y tú, ¿de qué generación eres?


La noticia

¿Os acordáis de cuando había que desfragmentar el disco? Sorpresa: seguimos haciéndolo

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Pastor

.

Vía Xataka https://ift.tt/2jgd3gM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s