Cuándo no había smartphones: Relato de Matuk en el temblor de 1985

A la hora del temblor, del 85, estaba manejando hacia la escuela. Me di cuenta porque en un alto vi como se movían los semáforos y los cables de energía. Eran las 7:19 y tenía clase de 7:00, así es que decidí irme lo más rápido posible porque sabía que posiblemente habría tráfico porque fallaría la energía eléctrica.

Este es el pack tecnológico que debes tener preparado en caso de sismo

Llegué sin contratiempo a la escuela, sólo vi un pedazo de barda caída y nunca lo relacioné con el sismo. Entré a clase (bueno, a lo que quedaba) y el comentario fue el normal de, “¿Sintieron el temblor?” y ya. Nada más. No había tecnología como hoy.

Después de clase acostumbrábamos a ir a un local que vendía desayunos frente de la escuela. Ahí, sí estaban algunos platicando del temblor, pero realmente no sabíamos mucho sobre lo que había pasado. No había smartphones.

Alcancé a escuchar por la radio (el único medio de comunicación disponible en ese momento) que había estado muy fuerte, que había reportes de que se había caído algún edificio… pero nunca dimensioné lo que estaba pasando.

Conoce S19, un documental en realidad virtual sobre el sismo del 19S en México

Intenté llamar por teléfono a mi casa, pero fue imposible. No había “línea”, es decir, el servicio no funcionaba. Así es que decidí irme a casa. El trayecto pasó sin mayores problemas, en la radio escuchaba lo que había pasado, más bien, lo que los locutores del momento tenían como información.

Al llegar a casa y comprobar que mis familiares estaban bien y que alrededor no había pasado gran cosa, decidí encender la televisión para ver si “había algo”. Puse el Canal 2, nada. No había señal. Revisé la antena, la televisión, en fin, lo poco que se podía revisar en un sistema análogo… Nada. El Canal 13 sí tenía señal y no entendía por qué no había nada en el Canal 2.

Se había caído el edificio y las antenas de Televisa. Eso lo sabría después, pero en ese momento nunca imaginé que esa era la causa de la falta de señal. No había más tecnología ni medios de comunicación que la radio y la televisión. Claro, estaban los periódicos, pero eso sería hasta el día siguiente.

Recuerdo todo esto ahora que se cumple el primer aniversario del otro sismo del 19 de septiembre, donde salí corriendo del lugar en donde estaba, pero regresé porque había dejado mi celular.

Tiembla igual (o peor). Ahora tenemos más elementos de comunicación y la información es instantánea, eso si no colapsan las redes de datos de los carriers, pero sin duda -en términos de comunicación- es una experiencia completamente diferente el del 85 y el del año pasado.

Nadie quiere que tiemble, pero muchos mexicanos vivimos en zonas de alta sismicidad. Así es que demos gracias a que ahora tenemos la alerta sísmica, podemos conocer en cuestión de minutos la magnitud y ponerse en contacto con nuestros seres queridos. Eso vaya que sí ha cambiado. Sólo espero que no exista otro gran temblor y que se siga acomodando la tierra en pequeñas proporciones.

Y a ti, ¿te tocó el temblor de 1985?

Vía unocero https://ift.tt/2MPurVY

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s