Los hombres con rostros ‘más masculinos’ suelen ser vistos como más infieles, según estudio

Desde un punto de vista antropológico, varios autores concuerdan en que la fidelidad es un constructo social fomentado para garantizar la repartición de bienes. Mientras tanto, una parte de la ciencia sospecha que existe una base genética que fomenta una tendencia a la poligamia, y la otra parte considera que es la interacción entre genética y medio ambiente lo que influye en la incidencia de la infidelidad y poligamia.

Sin embargo, ¿se puede saber quién es infiel por los rasgos de su rostro?

 

Los hombres con rostros “más masculinos” suelen ser vistos como más infieles

De acuerdo con un estudio publicado en Royal Society Open Science y realizado por investigadores de Universidad de Australia Occidental, tanto hombres como mujeres pueden identificar rasgos de infidelidad con tan sólo mirar un rostro. Es como si los rasgos faciales “más masculinos” se asociaran directamente con conductas de desconfianza, infidelidad y deslealtad (en comparación con otro tipo de rasgos más afeminados).

La definición de “rasgos faciales más masculinos” se relacionó con un conjunto de características tales como cejas pobladas, quijada marcada y labios más delgados. Las mujeres calificaban a los hombres con estas características faciales como “parejas peligrosas” y los hombres, como “potenciales rivales” que podrían intentar seducir a sus respectivas parejas.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores australianos reunieron a 189 adultos caucásicos para tomarles una fotografía y realizar una pequeña investigación (sobre su historia de vida sexoafectiva). A continuación, se le pidió a 293 hombres y 472 mujeres que juzgaran las fotografías de las mujeres, y a 299 hombres y 452 mujeres las fotografías de hombres dentro de una escala de Likert (del 0 al 10) para calificar cuán infiel es una persona con tan sólo ver su imagen. Las fotografías de los participantes ya habían pasado filtros de atractivo, desconfianza y nivel de masculinidad/feminidad según apariencia.

Curiosamente, los resultados mostraron que los hombres con “rasgos faciales más masculinos” y calificados como desleales se reportaron a sí mismos como personas desleales e infieles. Sin embargo, el estudio no comprueba que sea una predicción segura de desconfianza, deslealtad o infidelidad.

No obstante, esta tendencia en cuanto a los “rasgos faciales más masculinos” no afectó de la misma manera a las mujeres. Esto se debe, según los investigadores, a que las mujeres tienden a engañar menos que los hombres o a que usan cosméticos relacionados con ciertos rasgos faciales y conductas.

 

El estudio no es concluyente: los hombres con rasgos más masculinos no son más infieles

Para los investigadores es importante realizar más investigaciones para profundizar en estas conclusiones. Sin embargo, es claro que la investigación ha creado una asociación muy interesante entre la percepción de infidelidad y la acción realizada de infidelidad.

Sea como sea, es verdad que tanto los vínculos sexoafectivos como el término de fidelidad/infidelidad son conductas increíblemente complejas que están influidas por una amplia diversidad de factores (como la cultura, personalidad, genética e historia de vida). De modo que en la práctica se recomienda que, antes de comenzar una relación desde la herida del abandono o la soledad, uno tenga claro desde la emoción y la resiliencia qué tipo de relación de pareja desea y puede ofrecer. 

 

Fotografía principal: Shutterstock

Vía Pijamasurf > ciencia-y-tecnologia https://ift.tt/2IBfg3n

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s