Consejos para comprar una computadora en el Buen Fin

Buen Fin Computadoras

Si piensas comprar una computadora este Buen Fin hay algunas cosas que debes saber antes, por eso te presentamos algunos consejos y nuestras recomendaciones para hacer tu mejor compra.

¿Qué necesitas?

Antes de hacer tu compra es bueno que te detengas a pensar: ¿para qué voy a usar mi nueva computadora? Es cierto que las usamos para casi todo, pero muchas de esas tareas no requieren un equipo especializado o con determinadas características, por lo que podrías hacerlas con cualquiera. Por ejemplo, un estudiante de bachillerato, un ama de casa, y algunos oficinistas podrían usar sin problema el mismo equipo. Pero no le pidas a un editor de audio o video que trabaje con un equipo similar. Todo  depende de tus necesidades.

¿En qué debes fijarte?

Una computadora es esencialmente un conjunto de piezas diferentes que ensambladas hacen millones de cálculos por minuto. Todas las piezas tienen una función, y si bien no tienes que saber qué hace cada una, es bueno tener una idea general de lo que hacen. También es importante porque te ayudará a hacer una mejor compra, y por eso te platicamos algunas de las cosas que debes tener en cuenta:

  • Disco duro (HDD). Básicamente almacena tus documentos y los archivos necesarios para que funcione la computadora. Los más comunes van de 250 GB hasta 1TB. Mientras más archivos necesites almacenar más memoria será necesaria. La opción más adecuada para un usuario normal es un disco duro de 500 GB, guardando fotografías, videos, PDFs, etc.
  • Memoria RAM. Almacena información de manera temporal, y te permite realizar varias tareas y abrir varias aplicaciones de manera simultánea. La mayoría de las personas estarían bien con 4 GB de memoria RAM, aunque un editor de audio o video necesita mínimo 8 GB.
  • Procesador. Es la pieza que administra la manera en que fluye la información en la computadora. Mi recomendación aquí es que no te preocupes por comprar una computadora con el procesador más nuevo en el mercado si la vas a usar para tareas sencillas. En realidad es una pieza que no ha cambiado mucho, y que puedes aprovechar aunque se trate de un modelo no tan reciente.

¿Computadora portátil o de escritorio?

Uno de los dilemas a los que podrías enfrentarte implica tener que decidir si comprar una computadora de escritorio o una laptop. Antes tenías que sacrificar potencia a cambio de portabilidad, pero hoy ya no. Puedes tener casi la misma potencia en una laptop que en una computadora de escritorio, aunque el precio podría duplicarse. Pero de nuevo, como un usuario que necesita descargar archivos, editar textos, navegar por internet y todas las tareas que todos hacemos normalmente, podrías hacer estas funciones con ambas sin problemas.

Por otro lado podrías fijarte en otros factores a la hora de decidir. Un ejemplo: la pantalla. El tamaño promedio de la pantalla de una laptop es de 13 pulgadas, mientras que en una computadora de escritorio puedes tener uno desde 13 hasta 32 pulgadas e incluso más grande.

No lo compres sólo por ser barata

Siempre hay ofertas que parecen un excelente trato. Escuchas el precio, ves que el equipo está más o menos en orden e inmediatamente quieres comprarlo. Muchas veces funciona, otras no. Y para evitar que te arrepientas de tu compra te decimos algunas cosas que debes evitar a toda costa:

  • No compres una computadora con menos de 4GB de memoria RAM. No es por ponerse técnicos, pero la memoria RAM es una de las partes de la computadora más importantes si lo que buscas es rapidez. 4 GB de RAM te aseguran que tu computadora correrá una cinco o seis aplicaciones al mismo tiempo y unas quince pestañas en Chrome de manera funcional. Por otro lado, si consigues una computadora con 2GB o menos de RAM, todavía puedes comprar aparte un par de módulos e instalárselos, pero tendrás que pagar un poco más.
  • ¿Disco duro o disco de estado sólido? Cuando veas tus opciones seguramente te preguntarás cuál es mejor, si un disco duro (HDD) o un disco de estado sólido (SSD). Primero tienes que saber una cosa: ambos cumplen la misma función, almacenar tu información. La diferencia es que funcionan de manera distinta. Y que el SSD es mucho más caro que el HDD. Ante este escenario tienes dos opciones: comprar una computadora con más capacidad para almacenar tus documentos, fotos, música etc., o bien comprar una que es un poco más rápida. A final de cuentas esa es la diferencia entre un disco duro y uno de estado sólido, que el primero te da más capacidad por un menor precio, mientras que el segundo te da más velocidad con menos capacidad de almacenamiento.
  • La marca no lo es todo. Algunas marcas nos dan confianza, otras no; unas marca te aseguran calidad, pero también le exigen más a tu bolsillo. Lo que no recomiendo es comprar una computadora únicamente por la marca. Y no solo por el precio, sino porque algunas te dan más opciones y variedad de programas.

Recuerda que tu computadora estará contigo durante los próximos años, por lo que deberás elegir la que mejor se ajuste a tus necesidades. Así te evitarás la molestia de quedarte con un equipo de cómputo que no te satisface, o la de tener que cambiarlo en los próximos meses.

Vía Código Espagueti https://ift.tt/2Q9h34A

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s